Cómo hacer espuma de leche

¡Ya está aquí la Cyber Week!

A los más cafeteros les apasiona esa espuma de la leche que tiene el café de sus cafeterías o restaurantes favoritos. Algo que no se puede conseguir en casa con las tradicionales máquinas de café, como las italianas, las de goteo, etc. Pero que la propia máquina no cuente con un vaporizador no significa que no puedas disfrutar de ese mismo resultado también en casa. Puedes hacer espuma de leche con unos sencillos trucos que te mostramos aquí.

Además, si no puedes ir a tu cafetería habitual por las restricciones debidas a la pandemia, o estás en cuarentena, qué mejor que aprender a preparar un delicioso café con espuma tal cual la preparan los baritas profesionales…

Lo que debes saber sobre la crema de leche

espuma-leche

En muchos sitios se habla de la crema de la leche como sinónimo de espuma de leche, pero no son lo mismo. Muchas personas confunden ambos términos. La crema de la leche es a lo que muchos llaman nata, esa sustancia grasa con tonalidad blanca y que se forma emulsionada sobre la leche, como una capa espesa. Eso suele ocurrir cuando se lleva a leche a una temperatura alta, especialmente en la leche que no se ha desnatado.

La espuma de leche es el resultado de emulsionar la leche para hacer esa rica espuma que tanto te gusta en tu café, o para el famoso Latte Art. Así podrás conseguir deliciosos cappuccinos y otros lattes.

Esto no es algo importante, puedes llamarlo como quieras, pero creo que era justo hacer esta distinción para no llevar a confusiones. Puedes llamarla como quieras si realmente sabes lo que estás buscando…

Tipos de espuma

Independientemente de esto, deberías también conocer los tipos de espuma que puedes conseguir, ya que esto sí que afectará al resultado y uso:

  • Leche entera (espuma suave y duradera): la leche entera es la que más materia grasa contiene, por ello, la espuma conseguida con este tipo de leche será mucho más suave, flexible y duradera. Puede fluir sin deshacerse con facilidad y es la opción preferida de los baritas, especialmente para decorar mediante Latte Art los cafés, ya que el resultado permanecerá intacto más tiempo debido a los glóbulos de grasa presentes en un 2%.
  • Leche desnatada (espuma ligera y poco duradera): al haber sido descremada, ha perdido parte o toda la materia grasa de la leche entera, por lo que carecerá de esos glóbulos. Eso hace que cueste más trabajo espumar este tipo de leche, y cuando se consigue, la espuma es muy ligera, se descompondrá fácilmente. Las burbujas de este tipo de espuma suelen ser más grandes y su sabor es muy neutro, frente a lo sabrosa que es la espuma de la leche entera. Como ves, es cuestión de grasa.

¿Qué tipos de leche puedo usar para la espuma?

Pero la grasa no es lo único que afectará al resultado de la espuma y su sabor, también hay otros factores importantes, como el tipo de leche. Lo que pocos saben es que se pueden emplear distintas leches para la espuma:

  • Leche de vaca: la leche de vaca es la que habitualmente se usa. Ya he comentado anteriormente que se puede conseguir un resultado u otro en función de la materia grasa de la leche. Pero también puedes variar el resultado con diferentes productos del mercado:
    • Leche enriquecida con calcio: contiene sustancias lácteas modificadas, como el concentrado de minerales y proteínas de lactosuero. Por tanto, este tipo de leches espuman con bastante facilidad y podrían ser la mejor opción.
    • UHT: la leche ultrapasteurizada es muy habitual en los supermercados. En este caso se usan temperaturas muy altas para su tratamiento antes de envasarla. Ese choque térmico mejora las propiedades espumosas de las proteínas. Por tanto, este tipo de leche también producirá abundante espuma y quedará muy firme frente a la pasteurizada normal.
    • Sin lactosa: los que tienen algún tipo de intolerancia y quieran usar este tipo de leche, deben hacerse con la marca que tenga mayor cantidad de proteínas posible. Puedes mirar la tabla nutricional de cada envase para elegir las de mayor cantidad de proteínas para que la espuma sea de mayor volumen y con burbujas más finas.
    • Semi/Desnatada: ya he comentado que producirán una espuma más ligera, insípida, y que se desvanece con facilidad.
  • Leche de oveja o de cabra: este tipo de leches tienen proteínas y materia grasa similares a la de la vaca, por lo que los resultados serán muy similares.
  • Leches vegetales: puedes usar también otro tipo de leches vegetales, si eres intolerante a la lactosa o vegetariano/vegano, como la de soja, almendras, avellanas, chufas, etc. Eso dará un toque muy especial a tu café. La que mejor espuma consigue es la de soja, ya que es la que mayor cantidad de proteínas tiene. Por eso, su espuma será estable y firme. Con el resto de leches vegetales también puedes espumar, pero será una espuma más ligera y delicada, similar al de una leche de vaca descremada…

Cómo hacer espuma en casa

espuma-leche-dibujo

Elijas el tipo de leche que elijas, lo que debes saber es cómo preparar una buena espuma de leche en casa. La mejor opción es contar con una máquina de café con evaporador, obteniendo el mejor resultado y de la forma más sencilla para el usuario. Pero si no dispones de una de esas máquinas, también hay otras opciones para disfrutar de la espuma de leche. Aquí tienes todas las claves. Este procedimiento es un poco tedioso, y no a todos les queda bien. Más aún si no cuentan con la energía suficiente para el batido.

Con espumador eléctrico

Para hacerlo de forma más rápida y no dejarte la mano en ello, puedes ahorrar muchas calorías usando un espumador eléctrico. Son dispositivos muy sencillos de usar y baratos. En cuanto al procedimiento, tan solo sigue estos pasos:

  1. Pon la leche que deseas espumar en el recipiente.
  2. Acciona el dispositivo espumador para batir la leche y generar la espuma (algunos cuentan hasta con función para calentarla).
  3. Una vez has estado batiendo por un rato, la espuma estará creada.

Ten en cuenta que el tiempo puede variar, por lo que deberías seguir las recomendaciones del fabricante. Algunos tienen un motor poco potente a pilas y suelen tardar más, otros son algo más potentes y lo hacen en un abrir y cerrar de ojos…

Con la Nespresso Aeroccino

nespresso-aeroccino

Algunas cafeteras eléctricas, como la Nespresso Aeroccino, tienen herramientas para poder crear espuma de leche de calidad y sin apenas esfuerzo. Si dispones de una de estas máquinas, conseguir la espuma en segundos:

  1. Pon la leche en el accesorio Aeroccino.
  2. Se cierra la tapa.
  3. Colocas el vaso sobre la base eléctrica.
  4. Aprietas el botón y se pondrá el LED en rojo para indicar que está ya funcionando en modo caliente. Si quieres generar espuma en frío, puedes apretar el botón de encendido manteniéndolo más de 1 segundo y se pondrá en azul.
  5. Mira por la parte transparente de la tapa y verás cómo se forma la espuma. El momento de pulsar el botón para detener el aparato es cuando parezca que la leche se va a salir, quedando pegada al plástico transparente de la tapa. Eso quiere decir que ha aumentado su volumen debido a la espuma.
  6. En menos de 70 segundos tendrás una leche con una gran cremosidad. Ahora abres la tapa y con mucho cuidado viertes la leche líquida sin que caiga la nata en un vaso.
  7. Ahora, puedes usar una cuchara para coger la espuma del Aeroccino y la depositas sobre el café.

Con jarra espumadora manual

Puedes usar una jarra espumadora barata o usar cualquier otro frasco o recipiente que tenga una tapa de cierre hermético. Los pasos a seguir son muy sencillos, aunque implicará hacerte trabajar un poquito:

  1. Pon la leche en un frasco limpio. El recipiente debe ser de aproximadamente el doble de capacidad de la leche que vas a usar, para que se pueda mover en su interior. Por ejemplo, si usas 150 ml puedes usar un recipiente de 250 o 300 ml.
  2. Cierra la tapa del recipiente herméticamente.
  3. Bate el recipiente sacudiéndolo energéticamente durante unos 30 segundos para oxigenar la leche y hacer que emulsione. Si ves que con 30 segundos y la intensidad que le has dado no es suficiente, aumenta el tiempo e intensidad. Lo ideal sería que casi llegue a doblar el volumen.
  4. Ahora, retira la tapa del recipiente y mételo en el microondas para calentarla. Eso hará que espese un poco y se vuelva espumosa.
  5. Ya estará lista para usarla en tu café o cualquier otra bebida.
cafe-cold-brew

Con una cafetera express con vaporizador

Si dispones de una cafetera expresso con brazo vaporizador, para conseguir la espuma perfecta puedes hacer lo siguiente:

  1. Pon la leche en un vaso o jarra.
  2. Introduce el brazo vaporizador en dicha vaso/jarra. La punta debe quedar sumergida.
  3. Acciona la función de vaporización de tu cafetera.
  4. Mantén el vaso y verás que la leche comienza a agitarse, generando poco a poco la espuma.
  5. Cando consideres que tiene la consistencia adecuada (si no es auto y se para sola), puedes parar y retirar el vaso.
  6. Ahora puedes agregar la espuma a tu café y limpiar el brazo vaporizador.