Cómo hacer café en una cafetera italiana

¡Ya está aquí la Cyber Week!

La cafetera italiana, o tipo moka, es una de las más clásicas que ha habido durante años en las casas de muchos españoles y varias generaciones. Aunque las modernas máquinas eléctricas poco a poco han ido sustituyendo a estas cafeteras, aún hay quien le gusta el resultado de este tipo de cafetera o simplemente no han dado el salto a una nueva. Si ese es tu caso, seguro que te gustaría saber todas las claves y detalles para conseguir el mejor resultado posible…

Cómo hacer café en una cafetera italiana o moka

cafetera-italiana

Las cafeteras italianas tienen un principio de funcionamiento bastante simple. Son ideales para personas mayores que no se llevan demasiado bien con la tecnología. Pero sea cual sea la edad, lo que deben saber es la forma de preparar un buen café. En los pequeños detalles está la diferencia entre extraer lo máximo que aportan estas cafeteras o un café del montón.

Ingredientes

Todo lo que necesitas para preparar un delicioso café en una cafetera italiana es:

  • Molinillo: aunque puedes usar café molido de calidad, lo recomendable es moler el café en el momento de la preaparación para obtener el mejor aroma y sabor, asegurándote de que los aceites esenciales del café no se han oxidado ni deteriorado con el tiempo que ha estado molido y desprotegido. Además, la molienda debe ser específica, con una textura fina similar a la de la sal de mesa. Así se garantiza que el agua tarda el tiempo justo en pasar a través del café para extraer el aroma y sabor suficiente.
  • Café: lo mejor es que sea de calidad y de una variedad 100% arábiga. La proporción de café, tanto si es ya molido, como si lo has molido en el momento es de unos 20 gramos aproximadamente para una taza larga de unos 250 ml. Si vas a usar otro tipo de taza, modifica esa proporción. Por ejemplo, para una taza más corta de unos 125 ml puedes usar unos 9-12 gramos para un espresso.
  • Cafetera italiana.
  • Agua: el agua debe ser lo más pura posible para que no aporte sabor al café. La bebida solo tiene que tener el sabor a café y no otros matices que puede aportar el agua dura como el cloro o la cal. Es recomendable usar agua de una destiladora doméstica o usar agua de mineralización débil.
  • Extras: si lo quieres con leche, deberías disponer también de ésta, o los ingredientes que te apetezca, como el azúcar, canela, cacao, etc. Aunque esto es opcional.

Preparar café en cafetera italiana

Para armar la cafetera italiana y comenzar a preparar el café, los pasos son también muy simples:

  1. Desenrosca tu cafetera para desmontarla en las tres partes principales: depósito de agua (zona baja), filtro (zona media), y el recipiente superior donde se vierte el café hecho (zona alta).
  2. Ahora rellena el agua al depósito de la cafetera hasta que llegue a la válvula que tiene en su interior. No debe sobrepasarla, en todo caso, puede quedar por abajo en caso de que quieras preparar menos tazas de las que realmente admite la cafetera que has adquirido.
  3. Coloca el filtro sobre el depósito de agua para que encaje en su posición correcta.
  4. Pon en el filtro el café molido. Algunos lo dejan tal cual, otros lo prefieren prensar un poco. Si se prensa, el agua extraerá algo más de sabor y aroma si te gusta algo más cargado. En cualquier caso, asegúrate de que esté repartido de forma homogénea.
  5. Es el momento de enroscar la zona superior de la cafetera hasta que esté bien apretada para que no se derrame el agua durante el proceso.
  6. Pon la cafetera armada sobre el fuego para que comience a hervir el agua.
  7. Cuando comiences a escuchar el típico ruido del café subiendo, debes retirar la cafetera justo cuando cese el ruido, cuando ya ha terminado de subir todo el café. No debe permanecer al fuego más tiempo del necesario o se impregnará de un sabor metálico desagradable.
  8. Una vez terminado, puedes servir el café o ponerlo en un termo para conservarlo.

Evidentemente, existen muchas formas de tomarlo, como con leche, solo, con otros ingredientes adicionales, etc. Esto ya es cuestión de gustos, pero el resultado en cualquier caso debe ser muy bueno.

Preparar capuchino en una cafetera italiana

cafetera-moka

Si te has preguntado alguna vez si es posible preparar un capuchino, o cappuccino, en una cafetera italiana, la respuesta es sí. No necesitarás de una cafetera espresso para ello.

1-Café

Debes seleccionar un buen café, preferiblemente en grano para molerlo en el momento, como ya he indicado anteriormente. Esto no varía para este tipo de café capuchino.

La molienda debe ser fina y homogénea, eso hará que se extraiga el aroma y sabor justo, pero sin que lleguen sabores demasiado toscos y amargos.

Recuerda que el agua tampoco debe aportar sabor al a mezcla. Tiene que ser un agua sin sabor, lo más pura posible, como la filtrada, destilada en una destiladora doméstica, o de mineralización débil.

En cuanto a la proporción, tienes que poner unos 9-12 gramos de café para una taza de unos 125 ml (justo para un capuchino). Esa es la proporción adecuada, aunque puedes preparar más cantidad que esa si quieres hacer varios capuchinos de forma simultánea con tu cafetera de moka. Solo tendrías que ajustar las proporciones.

Una vez sabes todo esto, sigue los mismos pasos con esas proporciones y consideraciones del apartado anterior para preparar café en una cafetera italiana. Una vez obtienes el café, lo debes verter en una taza cerámica de aproximadamente 180 ml.

2-Espuma de la leche

espuma-leche

Mientras está el café también puedes comenzar con el proceso de espumado de la leche. Para ello tienes dos opciones, una de ellas es mediante un espumador eléctrico, batiendo la leche con estos artilugios hasta conseguir la textura deseada. Otra forma de hacerlo es manualmente, aunque es más tedioso y el resultado no será igual.

La proporción de leche debe ser de 120 ml exactos. Mejor si es entera para que tenga la grasa y proteína suficiente como para que la cremosidad y consistencia sean las adecuadas.

La temperatura de la leche al final del proceso del espumado debería estar en unos 60ºC aproximadamente. Si no es así, deberías calentarla en el microondas.

3-Mezcla

Una vez tienes el café expresso hecho en la cafetera italiana y la leche con su espuma, tan solo queda verter también la leche en la taza y colocar sobre la superficie la espuma con una cuchara si es necesario. El resultado será un café capuchino ideal.