Cafeteras italianas

Cafeteras italianas en Black Friday HOY

Son muchas las personas que al escuchar «cafetera italiana» las reconocen. Pero otras, quizás solo por el nombre, no logran asociarlas a su imagen. Conocida también como cafetera moka, su forma es una de las más universales dentro del mundo del café. Y es que todos en casa hemos tenido una, y la llevamos viendo en la cocina desde el tiempo de nuestros abuelos.

Estas cafeteras aportan un estilo clásico, son de lo más sencillo de utilizar y además tienen un precio muy económico. Pero no hay que dejar engañarse, ya que como todo lo clásico se ha convertido también en algo icónico y hay marcas y modelos que trabajan su diseño como símbolo de distinción. Estas son algunas de las mejores:

Las mejores cafeteras italianas

Bialetti Moka Express

Bialetti es una de las marcas por excelencia cuando hablamos de cafeteras italianas. Este modelo cuenta con válvula de seguridad y una capacidad para unas 18 tazas de café, lo que se hace imprescindible cuando son varias personas de una misma familia los que toman café cada día. Como suele suceder. Su mayor pero: no es una cafetera apta para cocina de inducción ni tampoco apta para el lavavajillas.

Bialetti Venus

El modelo Venus de Bialetti tiene una capacidad menor, alrededor de 300 ml, lo que se traduce en unas 6 tazas de café. Su diseño es mucho más moderno que los modelos que tenemos en mente. Está fabricada en acero inoxidable, lo que le otorga más resistencia y durabilidad, y cuenta con un  mango ergonómico y que es resistente al calor. Su mayor ventaja: es idónea para cocinas de inducción.

Oroley Alu

Con un precio muy económico nos encontramos también con la cafetera italiana Oroley Alu. De aluminio y con una capacidad para unas 12 tazas, ofrece buena solución para familias. La cafetera no admite inducción pero dispone también de un mango ergonómico que no se calienta. No se recomienda lavar en el lavavajillas.

BonVIVO Intenca

Para todo tipo de cocinas y con la que lograrás un sabor único en tu café. Se usa con café molido, al igual que sus compañeras y tiene capacidad media, de unas 6 tazas. En este caso también se apuesta por el diseño más innovador. Una alta calidad que también se ve reflejado en su precio algo más elevado.

Modelos de cafeteras italianas baratas

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 Orbegozo KFN 610 -... Orbegozo KFN 610 -... 1.299 Opiniones 8,50 €
2 Godmorn Cafetera... Godmorn Cafetera... 4.250 Opiniones 20,99 €
3 Cafetera italiana... Cafetera italiana... 1.018 Opiniones 11,90 €
4 Monix M281706... Monix M281706... 1.178 Opiniones 12,88 €
5 Cafetera italiana... Cafetera italiana... 384 Opiniones 9,99 €
6 Cecotec Cafetera italiana... Cecotec Cafetera italiana... 71 Opiniones 39,99 € 35,99 €

Ventajas de las cafeteras italianas

  • Su tamaño: no tendremos que preocuparnos de si hay más o menos sitio en la cocina. Cuentan con un tamaño pequeño gracias al cual, podremos guardarlas donde queramos.
  • Son realmente económicas, por lo que también es otro de los aspectos a tener en cuenta.
  • El café sí lleva un sabor bastante intenso, por lo que se hacen imprescindibles para los más cafeteros.

Funcionamiento de una cafetera italiana

Lo cierto es que su funcionamiento es de lo más sencillo. Dispone de una sección inferior o también denominada como calentador. Esta parte la rellenamos con agua hasta una marca que nos indica. Luego insertamos un filtro que es de metal y tiene forma de embudo. El él, el café molido, cerramos y ya estará lista para llevar al fuego. El agua hierve y a través del vapor se irá elaborando nuestro café. Cuando escuches un sonido como de burbujas, entonces estará listo. No esperes mucho más tiempo en retirar el café sino puede que el sabor varíe bastante.

Conservación de una cafetera italiana

Lo cierto es que este tipo de cafeteras no necesitan de grandes cuidados. Lo que sí tenemos que hacer es limpiarla bien después de cada uso. La enjuagamos con agua, eliminando todo resto de café. No usaremos ningún tipo de producto abrasivos sobre ellas, para que así se nos mantengan siempre como el primer día. Sécala bien y guárdala desmontada. Después de un tiempo quizás tengas que cambiar las juntas, las gomas o el filtro.

La goma de la junta debe conservar su color blanco, si se pone amarilla o de otra tonalidad, o presenta desperfectos, deberías ir a tu ferretería de confianza y comprar una nueva para sustituirla. Ten en cuenta que de ella dependerá el sellado, y en parte la presión a la que subirá el agua y pasará por el filtro para extraer el aroma y sabor…

Cómo hacer un buen café en una cafetera italiana

Aunque su principio de funcionamiento es simple como el mecanismo de un chupete, no siempre se consigue un buen café. Para que el resultado sea el óptimo, deberías seguir este ritual. Unos sencillos pasos y consideraciones que quizás pasas por alto, pero que pueden marcar la diferencia entre un café del montón y un gran café.

Material necesario

El material que necesitas es bastante simple. Para comenzar a preparar el café, debes reunir estos productos para tenerlo todo a mano:

  • Molinillo: lo ideal es usar café en grano y molerlo justo en el momento en que lo vayas a utilizar. De esa forma conservará todos sus aceites esenciales, aroma y propiedades. No obstante, si prefieres usar café ya molido por comodidad, puedes ahorrar tener un molinillo… Recuerda que la molienda para este tipo de cafetera debe ser fina, similar a la textura que tiene la sal de mesa. Así se extraerá todo el aroma y sabor durante el proceso.
  • Báscula: aunque no es tampoco vital, pero puede ser bueno para medir la proporción de café y agua exacta. La relación precisa para el mejor resultado es 1/12, es decir, una parte de café por cada 12 partes de agua. Por ejemplo, si vas a hacer 250 ml de agua (1/4 l, aprox. 250 g), puedes usar 21 gramos de café. Para eso te servirá el peso. Lo ideal es que peses el agua que le cabe a la cafetera hasta llegar a la válvula y luego la peses. Una vez sepas el peso, divídelo por 12 y obtendrás la cantidad de café. Esto solo lo tienes que hacer la primera vez. Luego ya sabrás la proporción y las siguientes veces será más rápido…
  • Cafetera italiana.
  • Agua filtrada, agua de mineralización débil: para que tenga menos sabor, especialmente si vives en una zona con agua muy dura. Ten en cuenta que eso da sabor, mal sabor. Lo mejor es que sea lo más pura posible. Además, si hierves el agua previamente usando un cazo o en el microondas para añadirla caliente a la cafetera italiana, el resultado será aún mejor.
  • Granos de café: el café debe ser de calidad, preferiblemente de grano para molerlo como he comentado. Si optas por café molido, que al menos sea una buena marca de variedad Arábiga.
  • Espumador de leche: si le queremos dar un acabado cremoso a nuestro café, preparar un buen cappuccino o simplemente porque nos gusta, este accesorio es imprescindible.

Preparación paso a paso

En cuanto a los pasos a seguir, son bastante simples. Solo tienes que hacer lo siguiente (una vez tienes claro lo necesario del apartado anterior):

  1. Desenrosca la cafetera italiana y añade el agua precalentada hasta la válvula que tiene en su parte inferior.
  2. Pon el embudo con el filtro metálico sobre la base y añade el café molido en la proporción que dije. Algunos prefieren prensarlo un poco con una cuchara, otros lo dejan sueldo. Puedes probar el resultado, ya que es cuestión de gustos. Lo que sí debes asegurate es que se reparte en una capa uniforme y no hay más grosor por un lado que por otro.
  3. Ahora enrosca la parte superior de la cafetera hasta que esté bien apretada.
  4. La tapa superior debe estar cerrada durante el proceso.
  5. Pon la cafetera al fuego para que el agua comience a hervir. Comenzarás a escuchar el ruido del café subiendo hasta la zona superior.
  6. Cuando el ruido cese, retirala del fuego inmediatamente. Aunque lo ideal es abrir un poco la tapa y observar que comienza a verse un color más amarillento. Ese será el momento de pararla. Si se continúa demasiado tiempo puede que el sabor se impregne de sabores metálicos desagradables.
  7. Ahora puedes servir el café y dejar que la cafetera se enfríe antes de manipularla.